FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

lunes, 9 de marzo de 2009

Milagro en Manresa

Mal pintaban las cosas al comienzo del encuentro. Con el flamante nuevo fichaje, Loren Woods, lesionado, DP mermado, - dos de los mejores jugadores del último choque - y conociendo que el Cajasol había vencido, el CAI debía de intentar obtener la victoria en una cancha difícil, pues el Ricoh Manresa sólo había perdido 3 veces en su casa a lo largo de la liga, y la empresa se antojaba muy complicada.

Sin embargo, el CAI salió en tromba, convencido de sus posibilidades: muy fuerte en defensa - se colocó en una zona 2-3 que prácticamente mantuvo todo el partido, y que se le atragantó al Manresa -, con un Garcés especialmente motivado y poderoso en el rebote, y en ataque jugó primorosamente, con una movilidad de balón y una rapidez hasta ahora nunca vistas en el equipo, seleccionando perfectamente el tiro (7 asistencias), lo que motivó una efectividad letal (6/9 en tiros de 2, 4/5 en tiros de 3, y 3/3 en tiros libros). Sin lugar a dudas, el mejor CAI de toda la temporada, lo que provocó que la diferencia al final del primer cuarto fuera de 27-15 a favor de los zaragozanos.

Pero todo fue un espejismo. En el segundo cuarto el CAI volvió a las andadas. La defensa hacía aguas y el ataque - con Victoriano a cargo de la dirección del equipo - volvía a ser estático y espeso, lo que provocó que la diferencia se diluyera al encajar un parcial inicial de 11-0. No obstante, el CAI supó aguantar el tipo, y mantuvo la ventaja en el marcador al descanso (29-35).

En el tercer período, el partido siguió igualado, llegando el CAI a estar por debajo en el marcador en algunos momentos, pero un triple de Victoriano al final del cuarto consiguió mantener la diferencia en 4 puntos (44-48). Y se llegó al último cuarto, donde el partido se volvió loco.

El Manresa apretó y con un 10-0 de salida, se situó por delante en el marcador ante un CAI que volvía a caer en los mismos errores de siempre. A 4:17 del final, el CAI tan solo había conseguido anotar dos puntos en el cuarto, Quinteros desquiciado, se fue al banquillo, y el equipo local dominaba por 60-50. Prácticamente nadie creía en la remontada del CAI, pero se obró el milagro: el equipo creyó en sus posibilidades, le echó coraje y garra, apretó en defensa, y afinó su ataque, endosándole a los catalanes un parcial de 17-0, con dos triplazos de Green incluidos y el extraordinario acierto de Quinteros en los tiros libres (11/11 al final del choque). No obstante, hubo que sufrir al final: con 60-67 a falta de menos de un minuto, tres errores del CAI (una falta de Green mal hecha, una personal en ataque de Quinteros y una incomprensible pérdida de balón de Lescano) apretaron el marcador 66-67 a solo 8 segundos del final, pero el acierto de Quinteros y Green en los tiros libres, logró que se llegara al pitido final con el resultado de 67-71 a favor del CAI.

El máximo anotador del conjunto aragonés fue nuevamente Quinteros (15 puntos), pero todo el equipo titular aportó puntos: Green (13) - vital en el último cuarto -, Phillip (11), Garcés (11 y 9 rebotes) y Lescano (10). El banquillo, en general fue un absoluto desastre (-3 de valoración) a excepción de Zizic (8 puntos) que mantuvo al equipo en ataque en los peores momentos. También a destacar la labor de Alberto Angulo, perfecto en la dirección del equipo.

El equipo, toma aire y dando un importante paso hacia adelante - sobre todo en el plano psicológico - , se sitúa ahora en la 13ª posición, a la espera de sus decisivos choques con Cajasol, Bruesa y Murcia, vitales para la salvación del equipo.

2 comentarios:

JR dijo...

Que raro es el baloncesto!!
Yo todavia no logro entender que en un plazo de menos de dos horas, el mismo equipo, jugando contra el mismo rival, anote según estas "rachas":
24 ptos en 8 minutos
26 puntos en 28 minutos
21 puntos en 4 minutos

incomprensible... pero... AUPA CAI!!!!

charlie furilo dijo...

Pues si, parece incomprensible. Aunque habria que mirar quien estaba en la cancha durante gran parte de esos 28 minutos en los que no se anotó un pijo (Sergio Pérez, Victoriano, Arteaga, quizás.....y Guerra, que el pobre no se enteró de la fiesta)