FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

miércoles, 17 de febrero de 2010

"The Wire" (3ª Temporada): No hay dos sin tres

En efecto. Ya os hablé de las excelencias de la primera y segunda temporada de la serie de la HBO creada por David Simon y Ed Burns. Pues como no podía ser menos la tercera también es una joya, quizá no al nivel superlativo de las dos anteriores (ojo, que el listón estaba muy alto, allá por la estratosfera más o menos...), pero no por ello no deja de ser magnífica.

Y me explico: todo aquel que haya visto la serie sabe que el ritmo es pausado, la trama avanza sin prisas, deteniéndose en detalles que parecen insignificantes pero que luego tienen su sitio y su porqué en el desenlace final, construyendo poco a poco un enorme mosaico en el que todo cuadra y encaja magistralmente. El único pero que le puedo poner a esta tercera temporada es que en esta ocasión parece que ese ritmo es incluso más lento, que le cuesta arrancar mucho más a la trama de la temporada, y sobre todo que el caso en cuestión asignado a McNulty, Freamon, 'Kima', 'Prez', Daniels y cía (la escucha, para que me entendáis) me parece menos interesante que los vistos en las dos temporadas anteriores, con el añadido de que pienso que está menos desarrollado y trabajado que a lo que nos tenían acostumbrados hasta la fecha los guionistas de la serie. Eso sí, los 4 últimos capítulos, si no recuerdo mal, son brutales (en especial, los dos finales).

Sin embargo, las tramas paralelas me han parecido sublimes, sobre todo la que envuelve a "Stringer Bell" (Idris Elba)-Avon Barksdale (Wood Harris) y sus diferentes maneras de ver el "negocio" (con Omar Litte (Michael K. Williams) y el hermano Mouzone (Michael Potts) rondando por ahí, quienes por cierto tienen un cara a cara que solo de recordarlo se me ponen los pelos de punta) pero también la guerra por el territorio con la gente de Marlo Stanfield (Jamie Hector) - da miedo el hijoputa este, que supongo dará mucho más juego en las siguientes temporadas - , así como todo el asunto de "Hamsterdam", o lo que es lo mismo el interesantísimo experimento para luchar contra el crimen y el tráfico de drogas creado por el Comandante Howard 'Bunny' Colvin (Robert Wisdom) - sin lugar a dudas el personaje de nuevo cuño que más hondo me ha calado de esta tercera temporada -.

Pasan muchas, muchas cosas (y muy importantes) en esta temporada, pero no quiero dar muchos detalles para no destripar la trama. Solo os diré que se nos presentan nuevos personajes como los ya citados o el ambicioso concejal "Tommy" Carcetti (Aidan Gillen) y el antiguo soldado de los Barksdale, Dennis "Cutty" Wise, algunos de los que ya conocemos sufren una interesante evolución (sobre todo en su vida personal) como 'Kima' Greggs (Sonja Sohn) - que cada día se parece más a la versión femenina de McNulty -, Daniels (Lance Reddick), el drogata Bubbles (Andre Royo) e incluso el propio Jimmy McNulty (Dominic West), hacia los últimos capítulos. Hay otros personajes que trataran de buscar nuevas sendas en su vida, pero como ya les ocurrió a otros en los capítulos anteriores, serán incapaces de escapar a su destino, porque no podrán o simplemente porque su entorno se lo impedirá. El gángster, aunque que intente cambiar de vida, siempre seguirá siendo un gángster. Aquel buen policía que trate de luchar contra el sistema establecido, se estrellará contra un muro y será pisoteado y defenestrado por sus superiores.

Y otra cosa: tras estar - en mi opinión - un poco apagado en la segunda temporada, en esta nueva entrega volvemos a ver al gran Lester Freamon (Clarke Peters) en su mejor versión, todo un crack, un detective fuera de serie.

Además, como no podía ser menos, tenemos una nueva ración de los nauseabundos "tejemanejes " políticos en el interior del Ayuntamiento de Baltimore, en plena efervescencia ante las cercanas elecciones municipales. Y si en las anteriores temporadas, los principales mandos policiales y sus métodos y formas de dirigir la policía me resultaban odiosos, en esta se superan con creces. Tiene gracia que en una serie llena de criminales, asesinos, traficantes, drogatas, matones y demás gentuza de los bajos fondos, probablemente los personajes que más repugnancia me causan de todo el elenco de protagonistas son el comisario Ervin H. Burrell (Frankie Faison) y el comisario adjunto de operaciones William A. Rawls (John Doman). De veras os digo, que en esta temporada alcanzan cotas insospechadas de bajeza moral. !Dios, como los odio!

Tengo la impresión de que esta temporada (pese a que como digo, pasan cosas importantísimas en el devenir de la serie) nos prepara el terreno para la cuarta temporada, que centrada en el sistema educativo y las escuelas de los barrios pobres, en plena campaña electoral - en la que se verán involucrados personajes que aquí se nos han presentado - y con el cabronazo de Marlo Stanfield y sus expeditivos métodos ganando terreno en los barrios y esquinas de Baltimore, se me antoja apasionante.

De hecho, mi amigo Roberto, que ya la ha visto me dice que es, con diferencia la mejor de todas hasta la fecha, lo cual es mucho decir, porque esta serie (lo diré una y otra vez, donde sea y ante quien sea) es un puta obra maestra.

9 comentarios:

Mekter dijo...

No me leo el post, usted me disculpe pero estoy intentando conseguir las 2 primeras.... a ver si es para tanto, que espero que si
Ya lo releere.

Jero dijo...

Yo tampoco me lo leo, jajaja, que de la 3ª temporada sólo me vi los 2 primeros capítulos en Navidad y no sé cuándo podré concluirla (tengo los DVD's de la 3ª y la 4ª temporadas en Galicia pendientes de ser vistos en compañía de mi hermano). Aún así, sé lo buena que es esta serie y no tengo ninguna duda de que me va a parecer una puta pasada. Omar rules!!!!

charlie furilo dijo...

JERO, MEKTER: Ok, majos. Pero cuento con conocer vuestras impresiones cuando la veáis, no?

Roberto dijo...

A mi esta temporada me parece un punto y aparte y un punto y seguido para la serie, creo que cuando veas la cuarta temporada me entederás.
Y lo que si que tengo claro y cada día mas, solo me quedan de ver cuatro episodios de la quinta y última temporada, que esta serie es de lo mejor, sino lo mejor que se ha hecho en la televisión en muchos años.
Una pena que se acabe... aunque siempre nos quedará verla nuevamente de vez en cuando.

lagarto dijo...

Yo sí he leído la reseña... Eso sí, con mucho miedito, pensando en matar al Capitán sí se pasaba de la raya, pero no ha sido necesario... Fiel a su estilo, Charlie nos da su opinión y cuenta algunas cosillas pero no destripa nada...

Voy a mitad de la 2ª Temporada, pero he tenido que parar porque mi niña tambien se ha enganchado y está terminando con la primera temporada, en cuanto me coja, continuaremos viéndola juntos...

Reitero lo dicho: UNA PUTA OBRA MAESTRA!!!

charlie furilo dijo...

ROBERTO: Solo he visto el primer capítulo de la 4ª temporada pero creo que se por donde van a ir los tiros (algo me has contado tú también, claro). En que es lo mejor que se ha hecho en TV, totalmente de acuerdo. Me faltan muchas buenas serie por ver todavía pero dudo mucho que exista alguna que pueda superar a "The Wire".

LAGARTO: Hombre de poca fe! Me ha costado un huevo hacer una reseña sin tratar de destripar nada, porque joder pasan un huevo de cosas interesantes. Por otra parte, me alegro que mis recomendaciones sirvan para algo y que la serie vaya ganando adeptos, a este paso vamos a montar un grupo de seguidores en Facebook, jejejeje

getomileurista dijo...

Lo mejor no es esta o aquella temporada, lo mejor es que es una pelicula de 60 horas. no son cinco temporadas y tantos capitulos por temporada,son todo uno.
gran blog.

Mekter dijo...

Te dije que volvería, Charlie. No la califico de obra maestra por que para eso hay que haber visto mucho y yo sólo veo lo que me llama la atención, aunque sea de serie Z (bendita serie Z). Hacía años que no me enganchaba una serie tanto como esta, recuerdo que la última fueron los soprano.
Ya estoy al final de la cuarta temporada, y esto es la ostia hijo, me he releido tus 3 post y estoy deacuerdo en todo, si señor un análisis cojonudo, me ha "chocao" que a ti también te diera miedo el Marlow, que careto de cabrón que tiene, parece un ciborg sin sentimientos.
*** SPOILER **** Lo mejor de la tercera es ver al Rawls en el garito de maricones, jajajajaja, que bueno, y pasndoselo bien el tio *****
El enfoque de la serie es brutal, y se demuestra en esta la 4ª temporada con el tema educacional de los niños de las esquinas, impresinante, la serie no es sólo para entretener, te hace cabilar, vamos si yo fuera de Baltimore, me largaba de allí fijo, por mucho que esto sea una serie. Me está molestando de la 4ª no ver mucho a McNulty que era ya como de la familia.
Gracias por la recomendación, IMPRESCINDIBLE.

charlie furilo dijo...

De nada, hombre. Tu mismo lo has dicho en tu blog: retroalimentación.

Yo deje la cuarta tras 3 capitulos por falta de tiempo. Bueno y también porque, como culo veo culo quiero, estoy enfrascado con "The Pacific" (que de momento me está pareciendo acojonante, casi diría que mejor que "Hermanos de Sangre" que ya es decir) y pendiente de la última de "Lost".

Pero bueno, la retomare algun dia de estos porque esta cuarta promete y mucho.

No voy a spoilear yo tampoco pero, lo mejor de esta, aparte del encuentro de OMar y el Hermano en ese callejon oscuro, es la conversación de Avon y Stringer en la azotea del piso del primero. Acojonante! Y lo que viene después, pues eso, sin palabras.....

Ya imaginaba yo el camino que iba a llevar McNulty en esta 4ª, pero tranquilo, que la cabra tira al monte y seguro que resurge en la 5ª y ultima temporada. Esto empezo con él y parece lógico que sea él quien lo termine ¿no?