FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

jueves, 4 de febrero de 2010

Reseña Cine: "Sherlock Holmes"

El famoso detective creado por Sir Arthur Conan Doyle en 1887 es el protagonista de una serie de cuatro novelas y 56 relatos de ficción, así como de numerosas adaptaciones de cine, teatro y televisión.

Sin embargo, no conozco la obra de Conan Doyle y aparte de dos o tres películas sobre su figura (y la serie aquella de dibujos animados de mi infancia) o las patentes influencias del personaje en multitud de películas o series de televisión (como "House", sin ir más lejos), poco más conozco del popular detective, razón por la cual, no puedo decir si la versión que Guy Ritchie hace del habitante del 221B de Baker Street, Londres, es fiel o no al espíritu del personaje creado por el escritor británico.

Pero de lo que no hay duda es que Ritchie actualiza y moderniza de una manera muy convincente a Sherlock Holmes (y a su inseparable amigo Watson) convirtiéndolo en un moderno héroe de acción en estado puro, añadiendo a su inteligencia e increíbles dotes deductivas y para la observación, una nada envidiable capacidad para dar hostias como panes, lo que creo que es de agradecer.

En mi opinión estamos ante un film tremendamente entretenido, un divertimento puro y duro, con acción y misterio, pero también con toques humorísticos y diálogos brillantes en el que sobresalen sobremanera las interpretaciones de Robert Downey Jr. y Jude Law, muy convincentes en sus papeles, que dan la impresión de que se lo han pasado "teta" interpretando a Holmes y Watson, y que no sólo muestran una gran química entre sí, sino que además soportan todo el peso de la película sobre sus espaldas, apoyando el buen trabajo técnico de Guy Ritchie, que tendrá sus defectos, no lo niego, pero sabe perfectamente lo que quiere y como llevarlo a cabo en pantalla, casi siempre con buenos resultados.

Desde los originales títulos de crédito sobre el asfalto de Londres, la película, salvo algún bajón hacia la mitad del metraje, tiene un excelente ritmo y el tono del cine de acción actual, con abundantes peleas, explosiones, escenas de destrucción, persecuciones y demás parafernalia, la correspondiente dosis de intriga y misterio - convenientemente desvelados al final de la película, en el que todo encaja de manera sobresaliente - y una excelente ambientación del Londres de finales del siglo XIX. Si a ello le añadimos una estupenda banda sonora a cargo de Hans Zimmer - no en vano ha sido nominado al Oscar por su trabajo - y el buen hacer de los secundarios (aunque no dejan de ser meros comparsas al servicio de Downey Jr. y Law), el siempre solvente Mark Strong - interpretando como no podía ser menos al malo de la película, Lord Blackwood -, Rachel McAdams (Irene Adler), Eddie Marsan (el Inspector Lestrade) y ese inquietante Profesor Moriarty que solo aparece entre las sombras, como aperitivo de la inminente secuela que en breve comenzará a rodarse gracias a los excelentes resultados de taquilla.

En definitiva, un film no sobresaliente, pero si muy notable, en el que las virtudes priman sobre sus defectos (que los tiene pero que no deslucen el resultado final). Puntuación: 8/10.

2 comentarios:

Mythos dijo...

Pues totalmente de acuerdo contigo.
A mi me sorprendió gratamente porque yo sí he leído a Arthur Conan Doyle y la verdad es que de primeras no creía que pudiese salir algo bueno pero me ha convencido.

sofia martínez dijo...

La película se desarrolla en una acertada reconstrucción del Londres del siglo XIX, lleno de barro y adoquines, en plena industrialización y con algunos de sus monumentos más conocidos en fase de construcción. Sherlock Holmes nos narra el enfrentamiento entre el célebre detective, interpretado por un relativamente acertado Robert Downey Jr. y el misterioso Lord Blackwood (Mark Strong). Holmes contará con el inestimable apoyo de su fiel Watson (Jude Law) y las distracciones de la bella Irene Adler (Rachel McAdams). Esa ambientación y el casting son las dos únicas cosas en las que Sherlock Holmes se salva.