FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

martes, 14 de julio de 2009

Reseña Cómic: Batman: Año 100

Hacia bastante tiempo que no me topaba con una buena historia de Batman. Y engrendos como el "Dark Knight Strikes Back" de un desquiciado y desconocido Frank Miller y alguna que otra insustancial historia que he leído en los últimos tiempos (que ha pasado directamente al olvido), lo cierto es que habían logrado que un servidor perdiera la esperanza de encontrarse con algo decente del famoso protector de Gotham City.

Pero fíjate tú como son las cosas, así sin previo aviso (y gracias a otro préstamo de mi amigo Roberto), me he encontrado con este "Batman: Año 100", obra del escritor-dibujante Paul Pope - artista alejado del mainstream y no habitual al género superheroico, que no había tenido el placer de conocer hasta ahora -, con el que he disfrutado bastante, pues es una más que interesante historia, que por momentos me ha recordado al Batman de los mejores tiempos, es decir, el visto en el "Año Uno" y el "Dark Knight" de Miller.

Pope sitúa la acción en el año 2039, en un futuro de tintes orwellianos, donde los agentes del gobierno controlan absolutamente todo, y en donde aparece Batman, cual justiciero al margen de la ley, descolocando al poder establecido, que desconoce quien es este enmascarado y que sobre todo se ve incapaz para controlar y doblegar a esta especie de anarquista anti-sistema que se ve involucrado en un asesinato de un agente federal, del que es acusado injustamente.

Jugando con el aspecto detectivesco que siempre ha tenido el personaje desarrolla una trama propia de un thriller policiaco al uso muy entretenida que se lee en un suspiro, con diálogos brillantes y mucha acción (además muy bien narrada), pero además reviste a Batman de un halo de leyenda, que por momentos nos hace dudar de si es realmente una persona, un mito o un fantasma. Pope, nunca nos muestra la identidad de ese Batman, no desvela quién está tras la máscara. Nadie, ni siquiera el lector, sabe quién es Batman, sólo existen viejas historias y escasos datos en los archivos policiales que revelan que viene actuando desde 1939, pero ¿es una persona, un animal o un fantasma? ¿es el mismo Batman desde 1939 o son distintas personas que han venido recogiendo el testigo y el legado del murciélago de Gotham durante estos 100 años? En un mundo en el que ningún ciudadano escapa del control del estado, la identidad de este enmascarado se convierte en toda una esperanza, el último reducto de la privacidad y libre albedrío de las personas.

Aunque el dibujo de Pope no me termina de convencer, pues su trazo es demasiado agresivo, precipitado, vísceral, sucio y en ocasiones, feo, lo cierto es que no le queda nada mal al ambiente en que se desarrolla la historia, opresivo, oscuro y fantasmagórico, y debo reconocer su gran habilidad para planificar y coregrafiar las escenas de acción - como por ejemplo la persecución que abre el tomo -, constituyendo todo un espectáculo visual. Lo que menos me ha gustado es la resolución final, algo precipitada, pero en líneas generales el cómic tiene muchas cosas que merecen la pena. Mención especial también para el trabajo del colorista José Villarrubia, que complementa a la perfección el dibujo de Paul Pope.

Leí en http://www.lacarceldepapel.com/ que con éste cómic, Paul Pope había dado toda una lección a la mayoría de los autores del mainstream de Marvel y DC Comics, y no puedo sino suscribir tal afirmación. Un gran cómic.

3 comentarios:

Jero dijo...

Lo leí hace unos meses y me dejó muy buen sabor de boca. La trama de corrupción y su resolución no terminan de convencerme (sí, sin embargo, el asunto de la identidad de Batman), pero la poderosísima narrativa de Pope y su calidad como dibujante me cautivaron. Curiosamente los adjetivos que tú empleas para criticar su arte (agresivo, precipitado, visceral y feo) son para mí los auténticos valores de su trazo. Pero para gustos, como se suele decir, colores.

Si te apetece leer algo decente de Batman de los últimos tiempos te recomiendo "Joker" de Azzarello y Bermejo. Y en plan clasicote, "Los mejores del mundo" junto a Superman. El guión es... añejo, pero el dibujo de Steve Rude merece todos los elogios posibles (siempre que te guste la estética retro).

Y un último comentario: "DK2" es malo si lo comparas con la primera parte, pero bastante interesante si lo mides por la media actual de títulos batmaníacos. Con un poco de suerte la cosa mejorará en unos meses con ese "Batman & Robin" de Morrison y Quitely...

charlie furilo dijo...

vayamos por partes:

Tampoco estoy diciendo que el dibujo de Pope no me guste en absoluto, igual me he expresado mal, solo que no termina de convencerme del todo, y en momentos puntuales me parece "feo" y algo precipitado. Pero su potencia visual y capacidad narrativa está fuera de toda duda.

El "Joker" de Azzarello está en mi lista de comics a comprar para leer en las vacaciones de verano. Me apunto tambien "Los mejores del mundo" (pues me mola Steve Rude)

"DK2", buff, no puedo con él. Sin entrar en comparaciones con la primera parte, me parece infumable, de lo peor que ha hecho Miller de largo (y esos colores chillones, que parece que vayas de viaje de ácido). Y ello con independencia de que un truño de Miller, es mejor que cualquiera de los que puedan hacer la mayoría de los guionistas actuales (no solo de los títulos batmaníacos, sino de cualquier colección de las dos grandes editoriales)

Que ganas le tengo a ese "Batman & Robin" de Quitely!!!

Roberto dijo...

El problema de Batman & Robin es que si no te has leido la etapa anterior de Morrison en Batman creo que se pierden bastantes cosas.
Aun asi yo ya me he bajado los dos primeros numeros y tienen buena pinta