FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

miércoles, 10 de junio de 2009

Reseña Concierto: AC/DC

Impresionante, glorioso, grandioso, inolvidable, épico, inconmesurable..... se me acaban los adjetivos para calificar el concierto que nos ofreció AC/DC en un abarrotado estadio Vicente Calderón el pasado viernes 5 de Junio. No se si esta gente ha hecho un pacto con el diablo o que coño se meten estos fulanos en el cuerpo, pero los años parecen no pasar para ellos y derrochan la misma vitalidad y energía que cuando empezaban en esto de la música, hace la friolera de 36 años. Hace ya tiempo desde que los vi en directo por primera vez, concretamente en el año 1996, y sinceramente, estos tipos siguen estando igual, parece que nada hubiera cambiado, que no hubiera pasado el tiempo para ellos, todo lo contrario que para mi, que a la cuarta canción ya estaba reventado de dar botes, mover la cabeza y mi voz empezaba a dar claros síntomas de afonía. Ellos, en cambio, como si nada: Angus sigue siendo un "tirillas" incansable que no para quieto ni un solo momento y mantiene intacta su capacidad innata para enardecer a las masas (¿cuantos kilos podrá perder este hombre en cada concierto?), Jonna, pese a sus 61 años, sigue cantando igual, y la magnífica base rítmica formada por Malcolm, Cliff y Phil sigue en plena forma, es decir, suenan que atruenan, como siempre.

Partimos de Zaragoza en AVE y nuevamente comprobamos que el trayecto hacia la estación de Atocha dura exactamente 3 cervezas (de lata) en la cafetería del tren, y a las 19:25 estabamos en Madrid; después a coger un autobús hasta Piramides y una vez allí lo que nos encontramos fue un "mini San Fermín" o fiesta tumultuosa por el estilo: las calles de alrededor de estadio totalmente abarrotadas, un macrobotellón en toda regla, los bares impracticables (algunos incluso se habían quedado sin cerveza) y tenderetes donde vendían camisetas, cuernos de diablo y demás parafernalia, y los "mochilaman" y demás vendedores free lance de bebidas alcoholicas haciendo el Agosto.

Decidimos que lo mejor era ir directamente al estadio para evitar aglomeraciones de última hora, y tras varias peripecias (algunas puertas incomprensiblemente estaban cerradas) y después de "colarnos" en la pista - pues algunos llevabamos entradas de grada y no podíamos acceder al campo de fútbol, pese a que el precio era idéntico - llegamos justo a tiempo, cuando empezaban los teloneros, The Answer. Los norirlandeses demostraron lo que ya sabía, que son un pedazo de grupo como la copa de un pino. Con un sonido muy contundente y un magnífico vocalista - que me recuerda muchísimo al Robert Plant de sus mejores tiempos -, fueron desgranando los temas de su magnífico ultimo disco "Everyday Demos", como Demon Eyes, On and On o Too Far Gone para terminar con uno de los grandes canciones de su disco de debut, Under the Sky. No creo que me equivoque al decir que su rock de reminiscencias clásicas gustó al público que poco a poco iba llenando el estadio, y sirvieron de perfecto aperitivo del empacho de rock que nos ibamos a dar a partir de las 22:00 horas.

Conforme se acercaban la hora H, la aglomeración se hacía cada vez mayor, cada vez teníamos menos espacio para respirar, prácticamente no podías ni echarte un pitillo, y lógicamente nos olvidamos de ir a pedir bebida ni de vaciar la vejiga. Finalmente las luces se apagaron, y todo el estadio rugió de manera ensordecedora, en la pantalla del escenario nos mostraron un video de animación en el que se veía una locomotora a toda velocidad fuera de control, con Angus seducido por unas imponentes señoritas, y el tren sin frenos, a punto de estrellarse contra el final de vía, momento en que con una explosión irrumpió en el escenario una gigantesca locomotora, empezando los acordes de Rock n Roll Train, primer single de su último disco "Black Ice", y con él se desató la locura y el huracán AC/DC empezó a toda mecha, totalmente desatado.


Angus, vestido de colegial con un traje verde comenzaba a corretear por el escenario y Jonna, con pinta de estibador y su típica gorrita enardecía a las masas, y detrás de ellos, impasibles, la base rítmica daba caña de la buena. Sin respiro, llegó Hell Ain´t a Bad Place to Be, y toma castaña!, Black in Black, para después acometer Big Jack, otro de los temas de su nuevo disco.

A renglón seguido, llegó la mítica Dirty Deeds Done Dirt Cheap, con todo el estadio coreando el estribillo furiosamente, sin importarnos ni la incipiente lluvia ni los eventuales pisotones o empujones, no importaba, estabamos viendo a los reyes, y sobre todo, como suele ser habitual en este tipos de conciertos imperaba el buen rollo (incluso unos paisanos oscenses perdidos de su grupo con un exceso de equipaje en forma de litros de cerveza, nos obsequiaron con unos abundantes tragos...)

Sin solución de continuidad llegaron otros dos clásicos, Shot Down In Flames y una impresionante Thunderstruck, con la que el estadio parecía venirse abajo. Turno para Black Ice y con la bluesera The Jack, llegó el habitual strip-tease de Angus, que ya era puro sudor, jaleado sin descanso por sus fieles, que nos trajo un poquito de descanso. Después, llegó uno de los momentos más esperados de la noche: la gigantesca campana que da paso a Hell Bells, y seguidamente Shoot to Thrill - otro de los míticos temas de "Back in Black", con el que mi afonía comenzaba ya a ser más que palpable -. A continuación llegaron War Machine, Dog Eat Dog (introducida en el setlist de esta minigira española - y Anything Goes, pero faltaba lo mejor por llegar: You Shook Me All Night Long, una impresionante T.N.T., y la genial Whole Lotta Rosie - esta canción, por más veces que la escuche me pone siempre los pelos de punta - , para finalizar con la mágica Let There Be Rock, donde Angus nos encandiló con uno de sus habituales e interminables solos de guitarra, correteando por la pasarela, revolcandose por el suelo, tocando con una mano.... no hay palabras para describir la energía y la magia que desprende este canijo en el escenario. Y además, lo tuvimos solo a unos metros de distancia - no se si verá muy bien la foto -.


En los bises todos sabíamos (y deseabamos) lo que nos iba a llegar, Highway To Hell y For Those About to Rock, con sus cañonazos y sus explosiones, en medio del delirio colectivo tras dos mágicas e intensas 2 horas y 15 de puro rock. Que gran noche, hermanos!!! Que estos tíos no se mueran nunca!!!

9 comentarios:

joseba dijo...

Una cronica cojonuda Pantani!
Ya me he acordado de ti estos dias,yo me quede sin palabras al verles, pero veo que te llevaste el lapiz y el cuadernillo pa no dejarte detalle.

Te fijaste en the jack, como las camaras enfocaban a las tias mas buenorras de la grada al ritmo del estribillo y lo que este quiere decir... Gonorreaaaaa!!!

charlie furilo dijo...

Correcto, "she's got the jack, she's got the jack", jajaja...

Talibán dijo...

Corroboro absolutamente todo, estos tios son el ejemplo vivo de la manida frase "hacer un pacto con el diablo".
Menudo sonido, impresionante espectáculo y al final del todo lo importante, que son las canciones (hasta las nuevas canciones encajaban perfectamente en el repertorio).
Dije que no podía morir sin ver antes a los australianos y, pese al desastre de organización que tuvimos desde Zaragoza para ir al concierto, mereció absolutamente la pena ir a Barcelona.
Solo un pero a la actuación catalana, Brian ¿Por qué te tuviste que poner en los bises la camiseta del Barça?, bastante tenemos que aguantar algunos los tiempos que corren...

Ana dijo...

Muy buena crítica del concierto. Que chulo tuvo que estar! Por cierto, en la foto de vosotros, que atesorará en su mano Baigorri? Jugabais a piedra, papel o tijera? Ah no! Me imagino que sería un puñado de pipas o cacahuetes para coger energías. Jejeje.

charlie furilo dijo...

Joder, Talibán lo que te faltaba ya. Vaya annus horribilis!! Tranquilo que ahora llega "Superflorentino" y lo va a arreglar todo a golpe de talonario...

Anita, no seas mal pensada, en la mano no lleva nada, es solo un efecto óptico...

Jero dijo...

Pues... ¡QUÉ ENVIDIA MÁS COCHINA! (pero de buen rollo, jejeje...) Uf, lo que tiene que molar "Thunderstruck" en directo...

charlie furilo dijo...

No lo sabes tu bien!!!

Anónimo dijo...

muy entrañable la crítica,pero te olvidas de lo más importante: tu capacidad de engullir docena y media de mejillones, amén de las difrentes viandas que degustaste en casa chumy y conchi, después de trasegar unos cubatitas, etc, etec, etc,
Un saludo de tu amigo Mickey Blue Eyes

charlie furilo dijo...

Que cabronazo! Lo peor de todo es que no te falta razón...me puse como el chico del esquilador!!