FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

martes, 17 de marzo de 2009

Reseña Concierto: Priest Feast

Gran velada de música metal la que vivimos en el Coso de la Misericordia de Zaragoza el pasado sábado. Abrieron fuego los norteamericanos Testament, con su vocalista, el inmenso Chuck Billy a la cabeza - muy metido en faena, dándole al air-guitar con el micro y moviendo la cabeza a lo loco y animando al público - que ofrecieron un breve pero enérgico concierto y me dejaron un muy buen sabor de boca (aunque si debo ponerle alguna pega, decir que el sonido no fue demasiado bueno, pues retumbaban demasiado los graves).

Después llegaron los chicos del pelirrojo Dave Mustaine, y como suele ser habitual, Megadeth ofrecieron un brutal y arrollador concierto de principio a fin, siendo para mi juicio los grandes triunfadores de la noche y los que mejor sonido tuvieron. Comenzaron como una apisonadora con Sleepwalker - tema que abre su último disco, "United Abominations" - y fueron desgranando temas clásicos como Wake Up Dead, Take No Prisioners, In My Darkest Hour, Hangar 18, hasta llegar a los archiconocidos Skin O My Teeth, Sweating Bullets, y las impresionantes Symphony Of Destruction y A Tout le Monde, donde definitivamente se ganaron al público, que las coreó con ganas, para finalizar de manera apoteósica con Peace Sells... y Holy Wars. Magnífico concierto.

Para finalizar la noche, Judas Priest nos ofreció también un gran concierto, aunque faltaron algunos grandes clásicos de la banda como Livin´After Midnight, Turbo Lover, Victims of Changes o A Touch Of Evil y el brutal volumen de las guitarras apagaba en ocasiones la prodigiosa voz de Rob Halford. Con una atractiva puesta en escena con plataformas móviles, puertas, telones de fondo, tronos y por supuesto la Harley Davidson en la que Halford salió al escenario en los bises, la banda británica comenzó el concierto con Prophecy, de su nuevo disco "Nostradamus", con Halford emergiendo en el escenario subido en una plataforma y ataviado con una especie de levita llena de tachuelas de metal.

Después la banda siguió desgranando temas más o menos desconocidos para mi (a excepción de Metal Gods), y no fue hasta que atacó sus grandes clásicos como Breaking The Law, Hell Patrol, The Hellion/Electric Eye, Angel, la brutal Painkiller o Hell Bent For Leather y You´ve Got Another Thing Coming - con las que finalizaron el concierto - , cuando las aproximadamente 9.000 personas que nos congregamos en la Plaza de Toros comenzamos a disfrutar realmente de su recital que duró cerca de las 2 horas, plenas de tralla.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Esta reseña es un poco de oido ¿no? por lo que te han contado por ahi, cogiendo un poco de aqui y otro mucho de alla....
Porque el primer concierto me creo que te enteraste, el segundo empezaste a divagar pero el ¡¡tercero!! creo que ya no eras persona...
Rb

charlie furilo dijo...

por favor!! como puedes dudar de mi profesionalidad? yo me debo a mi lectores.