FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

miércoles, 2 de marzo de 2011

Reseña Cómic: Scalped: "El Blues de la Reserva"

El cómic de serie negra creado por Jason Aaron y R.M. Guéra - que como ya sabeis los asiduos al blog, es uno de mis preferidos del panorama comiquero actual - avanza con paso firme hacia lo que espero sea un final cerrado, preconcebido de antemano y sobre todo a la gran altura de lo visto hasta la fecha, para completar y culminar una verdadera obra maestra del género (nada de mierdas como el final de "Lost" o en menor medida, la relativa decepción que supuso el cierre de "100 Balas" de Azzarello y Risso).

No obstante lo anterior, debo decir que esta nueva entrega - pese a ser nuevamente cojonuda - me ha gustado un poquito menos que las anteriores. Quizás es que "Roído" dejó el listón allá por la estratosfera o tal vez el hecho de que este tomo recopilatorio incluya historias (que podríamos llamar de relleno, aunque en este caso tal afirmación sería muy injusta, dada su calidad) apartadas de la trama central y centradas en personajes secundarios o de nuevo cuño (los abueletes que protagonizan el arco argumental inicial) sean los motivos que hayan influido en mi valoración final.

"El Blues de la Reserva" se divide en dos partes bien diferenciadas: Una primera, dibujada por los habituales dibujantes suplentes (Danijel Zelzej y Davide Furno), en la que Aaron nos cuenta esas historias apartadas de la trama principal, a saber, un relato de dos ancianos indios que viven apartados del mundanal ruido (que es la menos me ha gustado y que, salvo sorpresas en el futuro, no le veo encaje en la colección), una historia protagonizada por Shunka, la mano derecha del jefe Cuervo Rojo, en la que conocemos más detalles de su personalidad y de sus gustos sexuales, y una tercera, protagonizada por Wade, el padre de Dash, ambientada en la Guerra de Vietnam (tema tratado por Aaron en "El Otro Bando", que actualmente estoy leyendo y ya os contaré por aquí mis impresiones).

Y una segunda parte, llamada "No Deseados", con R.M. Guéra nuevamente a los lápices, donde se retoma de nuevo la historia central, y en la que Jason Aaron indaga con maestría en los orígenes y personalidades de Dash "Caballo Terco", Lincoln "Cuervo Rojo" y Carol Elroy, abordando una historias comunes de embarazos no previstos y paternidades no deseadas, profundizando con brillantez al mismo tiempo en la compleja y difícil relación sentimental entre Dash y Carol.

En resumen, otro grandísimo cómic que confirma a Jason Aaron como un narrador excepcional al que hay que seguir en el futuro, y a "Scalped" como una obra imprescindible del género, que repito, y lo haré hasta la saciedad, no os podéis perder por nada del mundo.

4 comentarios:

Jero dijo...

Pues a mí la historia de los ancianitos me parece imprescindible para entender este tomo (aviso SPOILERS): no sólo anticipa maravillosamente el recurso de los cartuchos en off con el pensamiento contrastado de ambas partes de la pareja que luego se usará en el reencuentro entre Dash y Carol, sino que de algún modo opone el romance de estos últimos (condenados a ser infelices por no ser sinceros el uno con el otro) a otro ideal en el que las cosas funcionan precisamente porque la pareja trabaja como un equipo. No sé, argumentalmente parece irrelevante (por ahora, igual volvemos a ver a esos personajes, o conocemos algo más sobre el accidente que se carga su casa), pero creo que en cuanto a la psicología de los personajes es un capítulo importante...

La minisaga de Shunka, aún siendo pelín spin-off, me parece también muy acertada porque consigue que ese secundario malencarado que hasta ahora era simplemente "un cacho-carne al que Dash le partirá la cara algún día" se convierta en un tipo duro pero con sentimientos: otro gran personaje a tener en cuenta, vamos (y ya van unos cuantos). Y quién sabe a dónde podría llevar su particular secreto...

En fin: a mí me ha parecido otro tomo redondo. Al nivel del anterior, incluso, sólo que aquél era un momento climático de la serie (igual que "Guerra a sol" lo fuera en su momento para "Predicador" o "Creados para sufrir" para "Los muertos vivientes") y éste es un pequeño respiro antes de volver a acrecentar la tensión. Saber dosificar esas emociones es también parte del trabajo de un buen guionista, creo yo.

TRIPI dijo...

De los ocho votos a Villa, creo que como siete son míos. La puta maquinita ya no me deja votarle más.

Saludos Furi.

charlie furilo dijo...

JERO: Joder, macho, pues no lo había pillado. Visto así tiene todo el sentido del mundo, aunque argumentalmente, de momento, sea irrelevante.

Si es que no puede ser: leo las cosas en 40 veces, a ratos, deprisa y corriendo, con falta de sueño, con cansancio, y claro luego pasa lo que pasa, que se me escapan las cosas...

TRIPI: Bribón!! Me sorprende su actitud tan poco caballeresca, totalmente alejada de las reglas del fair play y de los dictados del Baron de Coubertain. Eso no vale, es trampa. Niño Malo.

P.D. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra, jajaja

TRIPI dijo...

Furi: más que el Barón de Coubertain, me gusta a mí Barón Rojo.

Por cierto, bien el Zaragoza ayer, remontando, ostia¡¡¡

Saludos,