FURILO ESTÁ AQUÍ PARA PROTEGERLES Y SERVIRLES

jueves, 17 de febrero de 2011

Reseña Cómic: Criminal #5: "Los Perdedores"

Me encanta el género negro (o noir, que queda mucho más cool). Es indiferente que se trate de película, serie de tv, novela o cómic: me pirra todo lo que huela a bajos fondos, crimen y gángsters, asesinos a sueldo y matones, tipos duros, femmes fatales y perdedores.

Por eso no es de extrañar que disfrute como un chico con zapatillas nuevas con cada entrega de "Criminal", la serie de novela negra de Ed Brubaker y Sean Phillips, autores cuyo trabajo, dicho sea de paso, me entusiasma por norma general.

Sin embargo, si dejo a un lado la pasión y trato de ser lo más imparcial, objetivo y racional que me sea posible, creo que no diría ninguna barbaridad si afirmara que este "Los Pecadores" quizás sea el más flojo de los 5 tomos recopilatorios de "Criminal" publicados hasta el momento en nuestro país.

Pese a estar protagonizado por un viejo conocido de los seguidores de la serie, el carismático Tracy Lawless (personaje principal de "Lawless", el segundo tomo de la colección, sin lugar a dudas mi preferido de todos), lo cierto es que pese a gustarme y entretenerme, su lectura no ha terminado de llenarme del todo, como si lo habían hecho las anteriores entregas de la serie.

La historia en cuestión - la investigación por parte del mentado Lawless de los asesinatos de una serie de gángsters y criminales de baja estola, la cual lleva a cabo por encargo de su jefe, Sebastian Hyde, también visto en otros volumenes de la serie -, ha sido no sólo menos interesante que las anteriores, sino algo más aburrida y predecible; y lo que es peor, me ha dejado una extraña sensación de deja vu, de esto ya lo he visto y leído antes, que me provocan cierto temor de que se esté llegando a un agotamiento o estancamiento de la serie, puesto que se apunta un cierto cansancio y/o falta de ideas y sobre todo de repeticion de esquemas, situaciones y desarrollo personajes por parte de Brubaker pudiéndose encontrar lugares comunes con otros trabajos del guionista de Maryland (como en "Sleeper", "Incógnito" o tomos anteriores de "Criminal"). He leido por ahí que parece que "Los Pecadores " esté escrito y dibujado por inercia o con el piloto automático por sus autores, y la verdad es que si te queda esa sensación tras su lectura.

Pero que coño, todo eso son minucias sin ninguna importancia. "Criminal" mola, Brubaker mola y Phillips también, así que de momento no hay nada especialmente grave o preocupante que me impida seguir esta colección. Aunque "Los Pecadores" sea un poco más de lo mismo, tratándose de Brubaker y Phillips, siempre tenemos garantizado un mínimo de calidad, así que a esperar el siguiente volumen...

2 comentarios:

Jero dijo...

Pues a mí me gustó menos "Mala noche", que creo que se pasa de vueltas con la "fatalidad" de la "femme fatale" (valga la redundancia). Éste se me hizo muy entretenido. Con todo, mi favorito es el tercero, "Los muertos y los moribundos". Mmm, aunque el primero también era muy bueno. Igual es que a mí Brubaker y Phillips sólo me parecieron realmente geniales (lo que se entiende literalmente por "geniales", a lo grande) en "Sleeper", y tampoco les pido que repitan la hazaña, pero yo sigo muy contento con la serie y es compra obligada cada vez que sale...

Ahora que lo pienso: ¿no será que los dos últimos "Scalped" pusieron el listón muy alto? (porque "El blues de la reserva" vuelve a ser telita...)

charlie furilo dijo...

"Mala Noche" después de este 5º es el que menos me gusta. Entre el primero y el tercero, también me quedo con el tercero. Y totalmente de acuerdo: Brubaker y Phillips en "Sleeper" tocaron techo firmando una obra maestra. Luego han hecho cosas muy buenas o interesantes, pero siempre inferiores a esa joya llamada "Sleeper". Como digo en la reseña, yo también estoy contento con la serie y de momento es una de mis escasas compras fijas.

De "El Blues de la Reserva" apenas he podido empezar, pero "triste y solo" y "roído" dejaron tan alto el listón en cuanto al género noir se refiere, que todo lo demás parece vulgar...